"Idolatría"
VER VIDEO
Fecha:

Díaz Martí

2 / 30 de junio de 2017

Descripción:

El artista y teórico Joan Fontcuberta dice que tal vez estemos asistiendo a la muerte de la Fotografía.  La digitalización y el desarrollo de los smartphones y las redes sociales, han modificado los usos de la imagen fotografía en la sociedad actual. Ahora la fotografía, transformada en bits, es inmaterial e instantánea, y se transmite y circula de manera vertiginosa por la redes 2.0.

Asistimos a la “crucifixión” de la fotografía, según Fontcuberta y, paradójicamente, vivimos en la época en la que más fotografías se realizan. Cada dos minutos, tomamos tantas fotos como se hicieron durante todo el siglo XIX”.

La imagen ha dejado de ser monopolio de unos pocos artistas y profesionales. Hoy, todos las producimos y mostramos como una forma natural de relacionarnos con los demás. La postfotografía o fotografía 2.0 es la fotografía adaptada a las nuevos tiempos, las nuevas formas de producción, difusión y comunicación de las imágenes fotografías en las redes sociales. Para Fontcuberta, la postfotografía es “un nuevo lenguaje universal”. “Las fotos ya no recogen recuerdos para guardar sino mensajes para enviar e intercambiar: se convierten en puros gestos de comunicación”. Por primera vez en la historia podemos gestionar nuestra imagen según nos convenga y construirnos una nueva identidad que, probablemente, es muy diferente a la real. Los selfies son un ejemplo del carácter narcisista y exhibicionista de la imagen postfotográfica.

Hoy en Instagram se publican mas de 80 millones de fotos al día, 3 millones a la hora. La mayoría de dudosa calidad artística. Con el infinito archivo fotográfico -organizado por palabras clave- que conforman Flick, Facebook, Instagram, Google Eart, Googlemaps… trabajan algunos artistas y críticos que proponen una nueva “ecología de las imágenes” o reciclaje. Joachim Schmid, Richard Prince, Mishka Henner, Jon Rafman, Penelope Umbrico y el propio Fontcuberta, son ejemplo de artistas que han dejado de capturar imágenes para buscar, seleccionar y transformar la infinita materia prima iconográfica que fluye en las redes sociales. ¿Para qué contribuir a esa “basura fotográfica” si todo lo que hay en el mundo ya ha sido fotografiado?

Díaz Martí también busca, selecciona y transforma el material gráfico que recorre las redes sociales. Con esas piezas (selfies, autorretratos y partes del cuerpo tatuadas), como el Doctor Frankestein, crea nuevos seres que conforman una catálogo de ídolos paganos e irreverentes. Algunas obras alcanzan los 8 metros cuadrados y están compuestas por más de 500 fotografías en las que podemos aparecer cualquiera. En IDOLATRÍA podemos encontrarnos con nuestra propia imagen y contemplar cómo y en qué puede transformarse. Podemos enfrentarnos a nuestro doble en el espejo: mirarnos y reinventarnos, mirarnos y no reconocernos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
FUNDACIÓN MUTUA LEVANTE